El País y sus opiniones

Es Vox Pópuli que PRISA y más en concreto El País dirigen una serie de puyas indiscriminadas en contra del Real Madrid y en particular de su entranador José Mourinho. Me he propuesto recopilar ejemplos de agresiones injustificadas cuando me sea posible. Este artículo de Boris Izaguirre, a simple vista no debería recurrir a los ataques contra Mourinho o Cristiano Ronaldo. Sin embargo nos encontramos con las siguientes citas

Por eso es mujeriego, no de forma tan espectacular como Cristiano Ronaldo, aunque en algún momento se han “pasado” a la misma chica.

Aquí Boris tira de conocimiento supongo que personal y es capaz de desvelar las juergas sexuales de los dos futbolistas y asociarlos. Me pregunto si el señor Izaguirre se siente capaz de explicarnos quien es esa misteriosa mujer.

En sus medidos encuentros con Pilar Rubio lleva cazadora de piel, la tendencia de la temporada, y vaquero oscuro, zapatillas de cuero, camisetas más grises que blancas. Estos matices son importantes, embellecen al jugador y cumplen un objetivo: alejarlo del macarra chic de Cristiano Ronaldo.

Sin comentarios, en verdad creo que Boris tiene un sentido más avanzado de la moda que yo. Yo sin embargo no me daré el lujo de decir lo que pienso de él en ese aspecto …

El problema está en que Ramos sería el jugador perfecto para Mourinho. No solo por ser un central casi ambidiestro, sino porque le permitiría españolizar a un equipo con quizá demasiadas estrellas lusas.

Curiosa xenofobia la del señor Izaguirre, un venezolano que vive en España. Supongo que se cree con más derecho que el resto de los mortales que vivan en España y no hayan nacido allí. Espero que sea consecuente y que en donde trabaje exija que trabajen sólo españoles.

El “culebrón de las camisetas” estableció a Ramos como héroe. Al mismo tiempo que desveló el sadismo de Mourinho, capaz de introducir un dedo en el actual técnico del Barça o de fustigar psicológicamente a Kaká con tácticas similares a las que Hitchcock empleara para martirizar a Tippi Hedren en el rodaje de Los pájaros.

Sobre este párrafo, bueno creo que sobran los comentarios. Llama a Mourinho sádico y lo acusa sin pruebas de acoso psicológico. Evidenetmente, mi popularidad no es tan grande como para que Mourinho me leyese. Pero ojalá alguien le haga saber de los escritos del señor Izaguirre y piense en efectuar una acción similar a la que ya ha hecho con Roberto Palomar.

 

Share

El País Deportes, el bastión del depotismo ilustrado

De un tiempo a hoy la sección de deportes de El País se ha convertido en un bastión del barcelonismo. Articulistas muy hábiles como Besa o Sámano comentan la actualidad futbolística española y de una manera muy velada mostrando su favoritismo para el equipo blaugrana. Otros colaboradores, como Diego Torres o John Carlin son otra suerte de burdos comentaristas sin atisbo de imparcialidad o de aceptación a una realidad diferente a la que ellos consideren oportuna.

Veasé por ejemplo un artículo de John Carlin que apareció ayer día 12 de Mayo. El artículo titulado: Dejó su corazón en Barcelona, deja también claras las preferencias de su autor y su falta de respeto y aceptación de la realidad. Para justificar tal aproximación citaré esta párrafo de su escrito:

Curioso el consenso en Inglaterra sobre el mejor futbolista de la temporada. El elegido, tanto por los periodistas deportivos como por los jugadores profesionales, ha sido Robin van Persie, el delantero holandés del Arsenal. Se equivocan. El mejor futbolista de la temporada en Inglaterra ha sido alguien mejor conocido por los españoles, Yaya Touré, el marfileño del Manchester City. ¿Por qué, por qué, el Barcelona le habra dejado irse?

Carlin, es capaz de afirmar que la mayoría de los observadores de la liga inglesa, tanto periodistas como los propios jugadores de la misma están equivocados a la hora de expresarse y que él, como gran poseedor de la verdad puede afirmar que esa decisión debe invalidarse para declarar como ganador a su propio caballo. Una actitud, cuando menos peculiar esa que le hace estar por encima de las observaciones de los demás. Su argumentación, fundada siempre en los mismos pilares que repiten los aficionados culés sobre la posesión y el estilo de juego, no deja de ser una argumentación razonablemente válida.

No obstante, argumentar sin dejar que la otra parte pueda a su vez defender su particular punto de vista es faltar al rigor de una discusión seria y pasa a convertirse en un monólogo en el que el autor sólo expone su punto de vista y no es capaz de hacer lo que debe hacer para hacer prevalecer su idea, desmontar todas las razones que el otro observador pueda darte. Algo, por desgracia bastante típico que estamos viendo en la actualidad dentro del periodismo deportivo español.

Deja el señor Carlin de lado que es posible que la gente haya escogido a Van Persie por otra serie de razones. Su capacidad goleadora, de liderazgo, de adaptación y de superación. Que el equipo de Van Persie, El Arsenal, no haya ganado nada este año no implica que Van Persie no haya podido ser el jugador más desequilibrante en general. Hoy se ha podido ver en el trepidante y asfixiante encuentro del City que un jugador relegado como Balotelli ha sido junto a Agüero el jugador que ha dado la victoria agónica al City para el éxtasis de sus aficionados y el de mucha gente que amamos este deporte. Touré y Van Persie son grandes futbolistas los dos. Si la gente ha preferido a Van Persie y no a Touré será por alguna razón y no debería recriminar esa decisión.

Dicho esto me apena ver como en ciertos medios españoles, el periodismo practicado es francamente mejorable. Si en tema tan banal como es el fútbol se cometen esa serie de tropelías a diario ¿Qué podemos esperar de la información de otros sectores?

 

Share

La muerte de las estrellas y el adiós de Guardiola

La semana pasada, Guardiola mostró su adiós del club que le vio nacer como una estrella. Primero como jugador y luego como entrenador. No pude escribir en su momento por estar ocupado, pero algo quería  redactar al respecto. El escrito que tenía en mente en esos momentos es considerablemente distinto al que voy a mostrar ahora, pero Guardiola se ganó los cambios ayer él solito pocas horas antes de que el Madrid se proclamase campeón de liga con estas palabras: “En la liga han pasado muchas cosas que hemos tapado con nuestro silencio”.

La explicación que se le puede dar a todo esto pasa por, sin entrar en demasiado detalle, la ciencia de la astronomía. El ciclo de vida de las estrellas es el de nacer, brillar durante algún tiempo y morir. La manera en la que mueren difiere mucho según sus propiedades. Aquellas con una masa normal, primero al acabarse el hidrógeno se expanden volviéndose gigantes rojas y luego explotan en supernovas dejando su polvo para que otras estrellas puedan surgir. Otras sin embargo son tan densas que nada a su alrededor, ni siquiera la luz, puede escapar a su atracción y absolutamente todo acaba sepultado en un agujero negro del que no se puede salir. El Barça y Guardiola han seguido esta última senda.

Podía haber salido de la competición por todo lo alto; tal y como tan acertada y sibilinamente se supo mostrar durante el tiempo que estuvo, “putos amos” y “centrales lecheras”  aparte, pero fue justamente después de su victoria frente al Málaga, con esas cosas que su silenció casi tapó, donde salió a relucir lo que muchos sospechábamos. Que Guardiola como cualquier hijo de vecino, no es perfecto. En su caso se puede ver que guarda rencor, sed de venganza y que se aprovecha de las farsas y las mentiras cuando le viene bien y cuando no, pues patalea y se queja, algo no tan inusual sino de hecho bastante humano. Posturas como estas pueden criticarse pero lo cierto, es que a estas alturas para aquellos que vemos la vida con algo de pragmatismo, ese tipo de pecados son pasables cuando se rinde y Guardiola, objetivamente es innegable que ha sabido rendir con lo que ha tenido, y lo ha sabido hacer de una manera excelente. Nada de este último pataleo importaría si no fuese por lo que nos han intentado vender estos años en los que ha estado al mando. Tiempos en los que se ha querido mostrar al Barcelona como una suerte de ángeles incorruptos, caballeros de la justicia, la humildad y todas las bondades. El mejor equipo de la historia, han llegado a afirmar unos cuantos iluminados. En fin, bobadas, que sólo los niños que no conocen quienes son los reyes magos o los fanáticos más recalcitrantes se creen.

La venta de un modelo y demás parafernalias del equipo parecen, bueno, una gran y densa bola de la que es posible que el Barcelona no pueda escapar en mucho tiempo: El tiki-taka expresión que he oído curiosamente más de una vez en EEUU (con mutaciones similares, como el otro día en la NPR cuando escuché la descripción como “tic-tac style” describiendo el juego del Barça como el funcionamiento de un reloj de precisión a la hora de hacer pases). Es curioso cómo ha cuajado esa expresión que dejó Andrés Montes, hablando del estilo de juego de la selección de Luis Aragonés, estilo del que tampoco a él se le puede considerar inventor, pero sí de haberlo sabido usar acertadamente en el equipo que tuvo, que es lo que realmente le hace buen entrenador, ajustarse a los jugadores y dar lo máximo de ellos.

Pero hablando sobre las ideas del estilo de juego queda decir que las ideas son eso, solamente ideas pero las tienen que ejecutar personas. Esa suerte de haber tenido jugadores de una gran calidad que han sabido interpretar bien ese estilo no implica que sea el único estilo posible y que se deba jugar sólo de esa forma. Un símil para esta situación es el querer cocinar una tortilla de patatas, para esta hace falta imprescindiblemente huevos y patatas, si no se tienen se podrán hacer cosas distintas, algunas muy sabrosas pero no una tortilla de patatas. Con esto quiero decir que si tus jugadores no sirven para cierto estilo de juego, no puedes forzarles a hacer eso en concreto, te tienes que adaptar a lo que tienes y hacer lo mejor que puedas con ello. Si la cantera no te da la calidad que necesitas, se tiene que buscar el talento fuera y adaptarse a lo que haya. La imposición de una idea y forma de jugar al fútbol puede acabar desquiciando a un club, curiosamente el propio Barça ha vivido eso mismo antes, y no hace relativamente tanto.

Sin embargo, parece que en Camp Barça van encaminados a tropezar con la misma piedra de nuevo. La elección de Tito Vilanova es a mi juicio (los resultados dirán si me equivoco o no) un error ya que conducen a la explotación del mismo modelo. Un modelo que vive agónico el envejecimiento de Xavi, las lesiones de Iniesta, el divorcio de Álves y sobre todo la egomanía y la soberbia de su estrella, Messi. Siempre tendré la sensación de que el Barcelona despide a sus estrellas del mismo modo, por la puerta de atrás y de malos modos. En mi corta memoria quedan Cruyff, Romario, Rivaldo, Ronaldo, Ronaldinho, Eto’o … El propio Guardiola puede parecer que va a salir por la puerta grande este vez pero va a hacerlo con un rastro de rencor y menosprecio que siempre ha tenido, pero que él y la prensa han sabido ocultar muy bien … hasta que la fosa séptica no pudo aguantar más y al final, estalló.

Share

Reflexiones futbolísticas del día

Tanto el Real Madrid como el FC Barcelona han sido eliminados este año en las semi finales de la Champions League. El primero y el segundo de la liga española han sido puestos fuera por el segundo y el quinto de la liga alemana e inglesa respectivamente.

La prensa deportiva española bien podría mirarse su forofismo, no esas firmas como las de Roncero y Mascaró en las que los colores no se ocultan sino la de aquellos que dan una impresión de imparcialidad como Besa, Sámano o Torres. Se lo tenían muy creído e iban de sobrados especulando con una apoteósica final española de la Champions League y al final ni siquiera un clasificado español irá a la misma.

No hay que buscar este año más razones directas que el rendimiento de los dos equipos. El Madrid pecó de especulación al no intentar definir más claramente la eliminatoria mientras que el Barcelona pecó de indefinición al no encontrar el gol. Trabajo grandísimo el de ámbos clubes pero que no es suficiente.

Más allá de las razones deportivas quizás haya detrás algunas razones extra-deportivas que hayan influenciado el resultado. La alegación que lanzo es contra el calendario de la liga española. Imposible de demostrar, pero creo que a estas alturas muchas personas no vemos del todo claro que la designación de los partidos sea del todo aleatoria. Es imposible aventurar que los dos equipos más potentes de España vayan a estar en las semifinales pero lo cierto es que esa posibilidad existe y que todos los años el clásico en liga suele ocurrir al final de la temporada coincidiendo con los partidos clave de la liga de campeones. Pasó el año pasado y casualidades de la vida, o no, ha pasado también este año. Ámbos equipos han llegado física y anímicamente fundidos y puede que su rendimiento haya sido influenciado por esa gran cantidad de partidos y esa gran batalla mediática. Mientras, el Bayern y el Chelsea no han tenido partidos tan importantes en sus competiciones locales este fin de semana. ¿Es de verdad tan pesada la sombra de Roures para hacer el calendario a su gusto? ¿No se pueden establecer los días y las horas de los equipos desde el principio de la temporada sin estar dependiendo de cómo cuadrar el horario de las televisiones cada fin de semana?

Matemáticamente creo que es perfectamente posible cuadrar los partidos con una varianza mínima de días de descanso para todos los equipos (todos descansando igual). Pero claro quizás haya que jugar partidos a la misma hora (distintas televisiones retransmitiendo los partidos) con cuotas de lleno de estadio para sus retransmisiones, emitir los partidos por IP y una gran cantidad de opciones más. Nada más que en la LFP se fijen en cómo funciona la NFL o la NBA.

Aunque ya puestos, quizás lo más más rentable económicamente sería o renovar la UEFA y su funcionamiento o que los clubes grandes del mundo se escindan de las actuales federaciones y generen su suerte de NFL en la que no haya miedos a introducir avances tecnológicos para mejorar el juego. El juego al fin y al cabo es de los aficionados y algunos estamos francamente cansados de ver ciertas cosas que por más tiempo que pasa, nunca cambian.

Share

Hablando from la Jolla

El pasado domingo, al empezar el estar casi finalizado el escrutinio de las elecciones andaluzas, no pude dejar de asombrarme como a pesar de todo lo que está cayendo en España y en Andalucía el pueblo hablase diciendo que prefiere la continuidad de un sistema con el cual Andalucía sigue en el tren de cola de España y de Europa. Sé que no estoy aportando enlaces que justifiquen lo que digo, pero estos datos se pueden encontrar fácilmente. No sólo el lastre de desarrollo económico de estos últimos 30 años sino que además es vox populi poner de manifiesto la corrupción existente en la Junta de Andalucia. Esto son como siempre habladurías pero investigaciones como las que está llevando a cabo la juez Alaya dan a ver que esas habladurías no son tan descabelladas y algo de verdad habrá en ellas.

A todo esto que pongo en mi cuenta de Facebook como estado:

Venga, otros 30 años de robar y mangar gubernamentalmente … si es que no aprendemos, nos merecemos lo que nos pasa.

En el fondo no debería de sorprenderme lo que pasó después, un ex-compañero de instituto no tuvo mejor cosa que poner que:

From la jolla es muy facil, xr soporta tu a arenas 4 años…

Si alguno me conocéis, ya os podéis imaginar que el comentario cuyo autor mantendré en el anonimato (a menos que me tengáis en Facebook y lo veáis por ahí) no me sentó especialmente bien. El motivo principal por el que no me sentó bien es porque intentaron quitarle validez a mi opinión por el mero hecho de estar viviendo fuera. No sólo eso sino que la expresión que utilizó From la jolla me parece tremendamente despectiva, ni que yo estuviese viviendo en un palacio rodeado de lujos o algo por el estilo. No sé, si fuera que en mi vida haya puesto un pié en Andalucía a no tener más datos objetivos que lo que haya podido leer en los medios o lo que le haya oído decir a la gente se puede debatir que mi opinión sea más o menos válida. Pero habiendo vivido una gran parte de mi vida allí, me parece cuando menos denigrante.

Mi respuesta fue por así decirlo contundente, escribí un par de parrafadas en las que mi amor no salió a relucir precisamente. Pero no creo que en ningún momento me fuese por la ramas. Es decir lo que pude decir fue bastante duro, pero no dirigí ningún insulto personal a nadie. La respuesta de este engendro fue a mi entender del todo cobarde. De forma privada y no pública intentó pedirme disculpas de una de las maneras más torpes que he visto en mi vida. Es decir, pidiendo disculpas diciéndome lo siguiente:

… Te pido disculpas por lo mucho que veo que te ha molestado. Igualmente voy a borrar el mensaje, y a tí del facebook …

Honestamente, creo que es una de las actitudes más pueriles que he visto en mi vida. Es decir, te pido disculpas pero te castigo de otra manera y ya no me junto, tal como diría un niño de 3 años en la guardería cuando le quitan su juguete preferido. He de reconocer que mi actitud después fue bastante borde cuando le dije que allá él, y que le sentase bien el magnifico 31% de paro de la autonomía. Su respuesta creo que no tiene desperdicio.

…. El 31% es una tragedia tb bajo mi punto de vista, eso sí, yo respeto tu voto, sea cual sea. Que te vaya bien por el extranjero, mientras aquí seguiremos luchando para que podais volver algún día si quereis. …

Está bien ver, que al menos lo obvio es una tragedia para él, un 31% de paro aparte de una tragedia (apaga y vamonos), es una vergüenza pero pongo en negrita la última frase porque me hace especialmente gracia, resulta que si alguna vez vuelvo a Andalucía, será por amigos como él que han luchado de lo lindo por mi. Le queda especificar si para él luchar es ponerse a incendiar bidones de basura en una manifestación o guardar con palos el cortijo del cacique (yo diría que es más bien ponerse a pedir reformas para un contrato laboral único, pedir que una persona no pueda estar 20 años en el poder, transparencia en las cuentas, …). En cualquier caso y si decidiera volver con la frente marchita y mi sien plateada por las nieves del tiempo, no será porque me haya podido yo labrar por mi cuenta un porvenir e incluso pueda llevar lo que estoy aprendiendo en EEUU para ayudar a mi país de alguna manera. No, será por amiguetes como él que luchan para mantener a los mismo cargos en el poder durante tres lustros, contra viento y marea o mejor en este caso contra paro y corrupción …  Si me estás leyendo, espera a que te de las gracias eso sí sentado no vaya a ser que te canses.

Tiene pelotas.

Share

Life Update

A petición de Victoriano voy a hacer una entrada en mi blog comentando un poco mi vida y lo que pienso en estos momento.

Sobre mi vida

No hay nada del otro mundo que pueda contar. Sigo viviendo en San Diego haciendo el máster. Me va definitivamente mucho mejor que hace algún tiempo. El haber cambiado de grupo de investigación (aparte de la casa donde vivía) se nota y mucho. Me siento valorado y mucho mejor tratado. Eso hace que vea las cosas con un color distinto. Definitivamente estoy más alegre y no sigo más sarcástico o cínico que de costumbre.

Me graduaré en Junio y no creo que vaya a seguir por la vía del doctorado. Una decisión dura pero auspiciada por tres razones, la primera es la falta de una vía de financiación sólida, la segunda es que mi paciencia llega a un límite con lo de vivir como un estudiante y por último no creo que tenga fuerzas para seguir en el mundo académico. El asunto de estar continuamente buscando publicaciones, becas, etc unido a la precariedad existencial de vivir con el agua al cuello no me gusta demasiado (a lo mejor si tuviera 3 o 4 años menos aguantaba pero rondando los 30 estoy un poco harto).

Todo esto puede sonar poco meditado o hipócrita. Con la que está cayendo ahora no es que pueda aspirar a tener una vida mucho mejor en ningún otro sitio. Pero se intentará y se probará a buscar trabajo y hacer algo distinto.

Qué pienso en estos momentos

El mundo está yéndose al carajo. No por matrimonios entre homosexuales como nos quiere vender la iglesia católica sino por la vía de la economía y la ideología. Veo las cosas muy negativamente en cuanto a que la situación vaya a mejorar en un corto o medio plazo.

Disclaimer que no entiendo de economía demasiado pero lo que se está viendo en Europa con los planes de austeridad y el desempleo galopante en todos sitios es para echarse a temblar. Entiendo que desde un punto de vista racional exigir recortes presionando para hacer cambios estructurales dentro de naciones que brillan por tener una mala regulación en todos los aspectos(léase España) es lo necesario para que se acometan esos cambios y se pueda abrir el grifo del dinero fácil, pero con tanto presionar y tan poco actuar vamos a acabar todos mal. Es como un debate entre ciegos y sordos.

No soy votante del PP, de hecho no coincido ni con la posición ideológica ni con la gran mayoría de sus posturas. Sin embargo, le deseo realmente suerte a Rajoy porque le va a hacer falta. La reforma laboral ya está tardando mucho. Parace más pendiente de las elecciones andaluzas que de otra cosa. Si le hacen huelga general no debería inquietarse. Tiene poder casi absoluto y acaba de empezar la legislatura así que no debería amargarse mucho. El dialogo social entre sindicatos y empresarios es otro debate entre ciegos y sordos. Unos por no defender realmente a la sociedad y sus trabajadores sino por proteger tan sólo a sus afiliados con unas medidas realmente injustas para el resto de la población y los otros por sólo proteger a las grandes empresas con burocracias inútiles que sólo estas sean capaces de abordar. El problema de todo esto no va por que haya que defender a las PYMES el problema va porque no se hace nada para que las PYMES puedan crecer y se realimenta que estas sigan siendo pequeñas y sin capacidad de expansión. Así que no creo tampoco que en un país con más del 20% de paro una huelga general sea un gran problema. Al fin y al cabo si la huelga es de trabajadores cada vez van quedando menos. Si queréis ver propuestas de reforma laboral los chicos de FEDEA tienen una bastante aceptable y que no cae en el mito del neo-liberalismo, neo-conservadurismo fácil que claman algunos.

Los Españoles pues bueno, alguna cosas seguiré sin entenderlas muy bien del cómo pensamos y actuamos en España. Uno de las cosas que me sorprendieron cuando volví en navidades es que una gran cantidad de comercios cerraban día sí y día también en esas fechas … incluso en el centro de la ciudad (Granada). Unas fechas en las que la gente sale como loca para comprar cosas y las tiendas cerradas … Encima escuché protestas a todo el mundo con el plan de Rajoy de mover los festivos a los lunes. ¿Puedo preguntar qué pasa si es así? De hecho creo que en general es más beneficioso así, son fines de semana de 3 días en vez de tener a veces un día perdido en mitad de semana. Lo de los motivos religiosos no me lo trago cuando hablamos de un país en el que el 80% de la gente no practica estos rituales religiosos. Por cierto en EEUU lleva ya eso muchísimo tiempo en casi todas las fiestas y aquí nadie se raja las vestiduras. De hecho esos fines de semana se ponen las tiendas como locas a hacer rebajas para que la gente compre más (en vista de que van a tener más tiempo libre).

En fin no sigo más porque aburro al personal y si ya me tenían poco aprecio con lo que acabo de decir me van a linchar.

Share

Vacaciones en España

Estoy de vacaciones en España, suena raro decirlo ya que soy de aquí pero ahora que estoy viviendo en EEUU me he venido para ver a mi familia unos días. Cuando estás fuera y lo has pasado un poco mal como ha sido mi caso este año, añoras lo que tenías y lo tiendes a ver todo de color de rosa. No voy a negar que al volver los primeros días fueron muy agradables, estuve en Madrid, fuí a correr al Retiro luego bajé a Granada y he estado de visita en Sevilla. En general echo de menos poder pasear por las ciudades, no depender de un coche para casi nada, ver el sol por la mañana (al menos ahora en verano) y algunas otras cosas pero al poco de llevar unos días aquí me fui acordando de las cosas que me sacan de quicio.

Este año ha sido bastante convulso con el tema de la economía, he logrado sacar mi faceta frustrada de economista y he acabado leyendo casi más papers y blogs de economía que de ingeniería. Las protestas del 15M me causaron una profunda impresión. Al principio positiva porque como se ha comentado en muchos foros, si eres joven las situación del país es como para estar indignado. Una tasa muy alta de paro y precariedad se cierne sobre la juventud de este país y no parece que vaya a cambiar fácilmente ya que desde las formas tradicionales de representación política no parece que se esté haciendo nada para mejorar la situación. Es más mirar las noticias de política tiende a parecerse mucho a las de un tabloide de deportes. Más allá de esto mi simpatía con el movimiento 15M y los indignados se acaba en esos puntos. Escuchar y leer sus propuestas (las de Público son las menos perroflauticas porque lo que de verdad sueltan por ahí es aterrador) para salir del problema me hace pensar en lo que deberían sentir los ciudadanos instruídos de Alejandría cuando el cristianismo empezó a extenderse en el siglo V. No entiendo mucho de economía pero aplicar la mayoría de sus propuestas llevaría a España directamente al desastre. Además de que resulta verdaderamente frustrante tener algún tipo de diálogo con ellos aunque haya excepciones. Va a ser que cuando un proceso de este tipo empieza, gente más normal está en la toma de decisiones pero al cabo de un tiempo sólo los más esquizofrénicos tienen aguante suficiente para estar en todas las tomas de decisiones y secuestran el proyecto. Esto es lo que pienso que ha sucedido en esta situación. A pesar de que sus integrantes digan que hay gente de todo color lo cierto es que el movimimiento 15M tiene más tintes de fenómeno antisistema de extrema izquierda que otra cosa.

Creo a título personal que los problemas de España no se van a resolver con una salida a la islandesa como proponen, la salida a la islandesa ha sido apropiada allí pero las situaciones de unos y otros no son comparables. En general no creo que se vayan a resolver con esas propuestas de verdadera izquierda. Esto va para largo, por desgracia. El asalto al sistema democrático que proponen los indignados amenaza en convertir a España en una Venezuela 2.0 (sin petróleo …). El descontento con los políticos y el soltar barbaridades del tipo no nos representan asaltan a la confianza de la sociedad en el sistema. Es el caldo de cultivo perfecto para que alguien intente tomar el sistema político por la fuerza. Tanto si acierta como si falla en ese intento dará igual porque después vendrá esa persona o alguien con ideas similares que tomarán el sistema de forma “legal” y se perpetuará en el poder alterando el sistema democrático para su propio uso (Hugo Chaves, ejem …). En fin, algo tan latino que ha sido lo que por desgracia ha sucedido en Sudamérica desde su independencia (y no ha sido hasta ahora que han empezado a poder salir de esa vorágine) y que también ha pasado en España en el siglo XIX y XX. Los fantasmas del pasado nunca se han ido del todo.

Pero es que por lo que vi antes de aterrizar en Madrid es que también seguimos enfrascados en discusiones inútiles sobre la iglesia católica. Discusiones que me recuerdan que España no es un estado ni laico ni aconfesional. Soy de la opinión de que el papa debería haber sido detenido nada más aterrizar en Madrid tal y como querían haber hecho en Inglaterra con la propuesta de Richard Dawkins. Me doy cuenta de que esa propuesta es del todo impensable en España pero lo que no me llega a entrar en la cabeza es el trato de favor recibido por el papa durante los días de las JMJ y de los abusos que se han cometido en un país que se supone una democracia moderna y tolerante.

 

Para empezar supongamos que el papa es un jefe de estado como cualquier otro (el hecho de que sea un estado teocrático, no democrático, sin fronteras vigiladas y medieval nos lo saltamos) y que como tal tiene un trato de favor por parte del estado en sus visitas. Si Obama visitase España durante el mismo tiempo, ¿pensáis que cortarían la Castellana durante 6 días incluso para residentes? A lo mejor como dispositivo de seguridad durante algunas horas, en fin, algo entendible, pero la alteración que ha producido en la vida de los ciudadanos no ha estado justificada. Hubiera sido mejor mantener a los peregrinos en Cuatro Vientos done no hubiesen causado ningún problema a nadie. Por otro lado el trato de favor de los peregrinos sobre el de los ciudadanos ha sido insultante, comida y transporte público subvencionado, sobre todo cuando hay un paro sangrante en el que muchas personas ya no tienen ni esos 400€ mensuales se me antoja como injusto. Pero sobre todo han sido esas agresiones en grabadas en videos de YouTube de la policía y la poca cobertura mediática que se le ha dado a algo tan crucial como es que las fuerzas del orden de un país no puedan usar la violencia gratuita contra sus ciudadanos lo que debería hacernos reflexionar a todos sobre la relación del estado con las creencias religiosas. Última pregunta en ese aspecto, no sé cuántos musulmanes hay en este país pero con la inmigración supongo que por lo menos habrá más de un millón de personas. ¿Creéis que se les daría el mismo trato de favor si decidiesen organizar algo semejante? Sinceramente, no lo creo.

 

 

El paro, los funcionarios, el mercado de trabajo, los políticos, los ayuntamientos, las diputaciones, las autonomías, 15M, JMJ, perro flautas … si es que parece que no aprendemos. Leches.

Share

Historias de mis Roommates Tristes (V)

San Diego, Parte III

¿Qué es lo que pasó? Pues bueno, pasó que el bicho tuvo un momento de lucidez y de intentar arreglar las cosas. De hecho, hasta la jugada le salió bien. Vino a mi cuarto y me dijo que íbamos a tener una reunión en la casa para hablar… si alguna vez habéis visto alguna película o serie americana en el que se necesita convencer a alguien para que se meta en un centro de rehabilitación por drogas o abuso de alcohol (intervention se dice en inglés) os podréis hacer una idea de lo que fue aquello. Bueno, tampoco es que sea nada malo. Bajamos y todos los miembros de la casa estaban allí, más el novio de la imbécil. Si al final parecía que el tonto tenía voto y todo aunque no pagase ni el alquiler ni las facturas. Finalmente, empieza a hablar ella diciendo que íbamos a discutir temas que hacían de la convivencia no una convivencia sino una guerra. Empezó hablando la pobre italiana, que no sabía qué demonios estaba pasando y que tan sólo pasaba por allí. La mujer no pudo decir mucho, que no sabía lo que pasaba y que bueno que quería que las cosas fuesen mejor. En fin, qué iba a decir. La idiota se auto concede el turno después y empieza a decir que sí que admite que tiene un problema con la limpieza pero que si siente presión no es capaz de ponerse manos a la obra. Ella estaba dispuesta a hacer un gran esfuerzo (por limpiar su propia mierda, tiene perejiles) pero que mi actitud no acompañaba. Según ella estaba todo el rato enfadado y era agresivo. Ahí, no le voy a negar que no llevase razón. Enfadado con ella estaba… como para no estarlo y sí puede que tenga un deje un tanto agresivo cuando me enfado y me tocan mucho el miembro viril. Nada del otro mundo pienso yo, no es que sea algo extraño si te fastidian pues acabas mordiendo pasado cierto tiempo. Pero viendo la oportunidad no hice el estúpido, lo acepté dije que sí que era verdad que estaba bastante agresivo y que podía trabajar en ello. Después de eso me dijo que esperaba encontrar un umbral en el cual aceptase que algo estaba limpio y ordenado, añadiendo que acaba de limpiar el salón y si me parecía bien. Yo le dije que sí, que no estaba mal pero que había un árbol de navidad en el salón y que estábamos en Febrero. Se rieron un poco, ji ji ja ja y tras explicarles mis problemas en cómo se comportaban y demás tiramos pelillos a la mar, quitaron el árbol y comimos perdices.

Lo cierto es que después de esa charla las cosas en la casa no fueron mal. Ciertamente ella hacía un esfuerzo por no ser tan desordenada y yo en vista de que la cosa iba bien y no era una pasota estaba bien también. Obviamente, compartir la casa tenía sus pros y sus contras pero no estaba tan mal el asunto. Entre tanto, mi novia me dijo que finalmente podía salirse del apartamento en el que estaba y que si quería podíamos irnos a vivir juntos. Suponiendo que una de las razones que me ha llevado de nuevo a América ha sido ella, no era una oferta que fuese a rechazar. Al contrario más feliz que unas pascuas le dije que sí pero que había que moverse con precaución para salirme de la casa y que no hubiese problemas. Realmente, cuando llegué nunca me hicieron un contrato de arrendamiento. Al principio la chica lo mencionó pero como tiene la cabeza en mil cosas a la vez lo olvidó y jamás se le pasó por la cabeza darme un contrato ni tan siquiera enseñármelo. Tampoco es tan malo o raro. Hay acuerdos verbales y esto era uno. Alquiler por X dólares al mes, nunca se menciona duración ni otro tipo de estipulación salvo pagar facturas de agua y luz. Lo usual en esos casos cuando te vas es avisar con al menos en mes de antelación y ya está. Yo fui y le que me pensaba ir con dos meses y medio de antelación. En el momento en el que se lo dije, no puso ninguna pega. Se quedó un poco parada porque desde luego no lo esperaba. Dijo que era un mal momento para encontrar nuevo inquilino y demás, yo le dije que si tenía tiempo le ayudaría (podéis poner la imagen de Yao Ming de Cuanto Cabrón en este momento, pero así dicho quedaba bien aunque no tuviese intención real de hacerlo).

El tiempo pasó, nunca se dijo nada más del asunto y la vida siguió su curso. Llego el momento en el que le pagué el último mes y le dije que esa iba a ser la última mensualidad que le pagase como habíamos acordado.  Su respuesta fue rápida y de una manera en la que aun me asombro lo pérfida y malvada que puede ser una persona. Conservé el correo de la respuesta y lo abro en estos momentos para ser lo más preciso posible no sin cierto dolor cuando lo hago.

… Tenemos que hablar sobre tu responsabilidad rompiendo el contrato. No he encontrado a nadie que quiera alquilar el mes que te vas y me tengo que esperar al siguiente, he decidido alquilarlo a esa persona porque no tengo ganas de seguir mirando… No te voy a devolver el depósito porque va a cubrir el tiempo que no vas a alquilar la habitación … He hablado con mi abogado y me ha dicho que legalmente puedo demandarte y pedirte que me des tres meses más de alquiler por no estar un año completo. Sin embargo creo que el depósito es suficiente en este caso.

Contacta conmigo si tienes alguna pregunta.


El careto que se me quedó después de leer eso y el posterior ataque de ira que me dio fue de aúpa. Si llego a tenerla delante probablemente ahora mismo estaría en una cárcel porque le habría sacado un ojo de cuajo directamente. En fin, pasan los minutos iniciales… lo vuelvo a leer … no había por donde cogerlo. De hecho lo sigo leyendo y aun me dan ganas de hacerle algo. Aunque no lo creáis tuve una respuesta calmada de cabrón.

Quiero hablar contigo de este asunto. Por favor lleva una copia de mi contrato con mi firma cuando hablemos.


¿Sabéis por dónde van los tiros, no? Yo nunca firme nada, jamás se me puso delante un contrato nunca pactamos un periodo de arrendamiento y no solamente eso sino que encima le dije con mucha antelación que me iba. Sí, tiene huecos, pero yo lo veo como un caso legal claro a favor mía. No hay contrato escrito y pasamos a contrato verbal como nunca se ponen condiciones especiales nos atenemos a la ley general que defina los contratos de arrendamiento, en California se establece que para contratos verbales se toma la modalidad de pago mes a mes y que en este caso se puede interrumpir sin penalización siempre y cuando se avise con antelación, en este caso más que de sobra porque el plazo era superior a 60 días.

Hablé con ella y bueno, he tenido conversaciones en las que me han puesto a parir, en las que me han insultado, en las que me han echado un sermón, en las que me han gritado, etc. Pero puedo deciros sin exagerar, que jamás me habían tratado peor que ese día. Al principio de la conversación, yo le dije que podía entender que tuviese aprietos encontrando a un inquilino pero que jamás pactamos un tiempo de arrendamiento pero que no era justo que se quedase con mi depósito y que en todo caso estaba dispuesto a dejarle la mitad por no hacerle un feo. Su respuesta fue: -No puede ser que no tengas un contrato. -Lo estás ocultado. -Ahora mismo no lo encuentro pero voy a buscarlo en todos mis archivos y lo encontraré -Ya veremos en qué acaba todo esto. No sólo me trató por debajo del nivel de una mierda sino que encima me tachó de mentiroso en toda mi cara. Hay personas y hay homúnculos que no merecen ningún tipo de aprecio y consideración. Ella para mi desde ese momento encaja en este último perfil y nunca saldrá de ahí.

Ese fin de semana no lo pasé en la casa, me fui con mi novia intentando que no me afectase mucho. Lo cierto, es que no lo pude conseguir. Cuando me pasa algo así no soy capaz de quitármelo de la cabeza. El caso es que volví el lunes y la señorita me envió un mensaje diciendo: He encontrado tu contrato, parece ser que llevabas razón escribí tu nombre pero se me habrá olvidado dártelo. Cuando te vayas e inspeccione la habitación te daré un cheque por la mitad.

Lo cierto es que no debería quejarme, ofrecerle la mitad salió de mi boca y como dice el refrán, por ahí muere el pez. Pero después de llamarme lo que me llamó y la manera de la que me trató bendita la gracia que me hacía que se quedase con el dinero. Se equivoca, me trata de mentiroso y encima sale ganando. La leche, estos americanos siempre tienen que ganar pase lo que pase aunque sea equivocándose. Manda huevos.

En fin, la muy cerda actuaba en frente de mi como si nada hubiese pasado mostrándome esa falsa sonrisa profident tan típica e hipócrita de aquí. Hasta que un día, sabiendo que ella estaba al lado y que hablaba algo de español, aunque nunca hizo ningún esfuerzo por practicarlo conmigo, un amigo me llamó al teléfono y me preguntó cómo iba el asunto. En ese momento mi vena psicótica salió a flote y empecé a pegar gritos y a llamarla de todo menos bonita, entre otras cosas me referí a su salud y a la de esa bola de pelo que tenía como gato. En el fondo, soy un poco sádico, creo que mencioné explícitamente hacer una versión personal de la famosa escena del Padrino pero con el gato en vez de un caballo… Volviendo de los cerros de Úbeda, esto, ciertamente, debió asustarla. Más bien debió acojonarla, permitidme la expresión. Porque entre los gritos que pegué, los insultos que proferí en forma de amenaza y que cada vez que me la encontraba ponía una cara que ya hubiese querido Jack Nicholson en El Resplandor la chiquilla no volvió a aparecer en la casa para dormir en lo que quedaba de mes. Siempre que aparecía era para recoger algo que había dejado suelto con el novio detras y estaba aproximadamente 5 minutos en la casa.

Es curiosa la sensación cuando te tratan de chiflado y perturbado. Ves el miedo de la gente cuando te miran a la cara y no saben lo que les vas a hacer ni por donde vas a salir. En fin, que se joda (permitidme la expresión de nuevo). Después de lo que me ha hecho sufrir si lo ha pasado un poco mal se lo merece, de hecho debería haberle gastado alguna barrabasada más, obviamente no lo del gato. No le tengo mucha simpatía a los gatos, pero no haría algo así. Estaba más bien pensando en el último día ir a defecar al servicio y hacerlo en donde se colecta el agua para limpiar. Sí, bastante asqueroso, no obvio de localizar y un coñazo para limpiarlo. Ahí tienes la mitad de la fianza guapa…

Al final el día llegó, cogí mis bártulos limpié la habitación y sin mucho esmero la inspeccionó me dio el cheque como si pensando si dármelo o no y salí por patas de ese lugar. Una casa, que era bonita y tenía su estilo, una roommate que era simpática (la italiana) y otra que era un demonio (la americana). Mira tú que casualidad, los roommates que han ido bien hasta ahora han sido europeos, por algo será. Tanto escuchar a Rush Limbaugh por las mañana a todo trapo como hacía la loca de la vecina de enfrente afectan a la salud y al buen juicio de las personas. Ser de un estado en el que creen que es normal pedirte la documentación para deportarte por tu apariencia me recuerda mucho a la Alemania de Hitler (sí ya sé que es una comparación que no conduce a nada porque siempre se acaba comparando al nazismo por cualquier cosa, pero no digáis que no véis el parecido). Vivir en una localidad en el que algunas personas se ponen por amor al arte en la frontera para ver si pasa algún mexicano y llevarlo de vuelta a su país, en fin no dice nada bueno al respecto.

Con esto acaba mi relato de roommates. Esta última experiencia desde luego me ha afectado más. No sé si sólo por la experiencia en sí o por el conjunto. Una ciudad a la que no acabo de adaptarme nunca, una universidad que sin meterme con ella no es sinceramente lo que esperaba, un máster del que no estoy sacando lo que quería o que por primera vez en mi etapa de emigrante y viajero del mundo, a pesar de su paro, su inmovilismo, su mal funcionamiento y un sinfín de pegas, echo de menos a mi querida España.

Parte 3 

¿Qué es lo que pasó? Pues bueno, pasó que el bicho tuvo un momento de lucidez y de intentar arreglar las cosas. De hecho, hasta la jugada le salió bien. Vino a mi cuarto y me dijo que íbamos a tener una reunión en la casa para hablar … si alguna vez habéis visto alguna película o serie americana en el que se necesita convencer a alguien para que se meta en un centro de rehabilitación por drogas o abuso de alcohol (intervention se dice en inglés) os podréis hacer una idea de lo que fue aquello. Bueno, tampoco es que sea nada malo. Bajamos y todos los miembros de la casa estaban allí, más el novio de la imbécil. Si al final parecía que el tonto tenía voto y todo aunque no pagase ni el alquiler ni las facturas. Finalmente, empieza a hablar ella diciendo que íbamos a discutir temas que hacían de la convivencia no una convivencia sino una guerra. Empezó hablando la pobre italiana, que no sabía qué demonios estaba pasando y que tan sólo pasaba por allí. La mujer no pudo decir mucho, que no sabía lo que pasaba y que bueno que quería que las cosas fuesen mejor. En fin, qué iba a decir. La idiota se autococede el turno después y empieza a decir que sí que admite que tiene un problema con la limpieza pero que si siente presión no es capaz de ponerse manos a la obra. Ella estaba dispuesta a hacer un gran esfuerzo (por limpiar su propia mierda, tiene perejiles) pero que mi actitud no acompañaba. Según ella estaba todo el rato enfadado y era agresivo. Ahí, no le voy a negar que no llevase razón. Enfadado con ella estaba … como para no estarlo y sí puede que tenga un deje un tanto agresivo cuando me enfado y me tocan mucho el miembro viril. Nada del otro mundo pienso yo, no es que sea algo extraño si te fastidian pues acabas mordiendo pasado cierto tiempo. Pero viendo la oportunidad no hice el estúpido, lo acepté dije que sí que era verdad que estaba bastante agresivo y que podía trabajar en ello. Después de eso me dijo que esperaba encontrar un umbral en el cual aceptase que algo estaba limpio y ordenado, añadiendo que acaba de limpiar el salón y si me parecía bien. Yo le dije que sí, que no estaba mal pero que había un árbol de navidad en el salón y que estábamos en Febrero. Se rieron un poco, ji ji ja ja y tras explicarles mis problemas con como se comportaban y demás tiramos pelillos a la mar, quitaron el árbol y comimos perdices.

Lo cierto es que después de esa charla las cosas en la casa no fueron mal. Ciertamente ella hacía un esfuerzo por no ser tan desordenada y yo en vista de que la cosa iba bien y no era una pasota estaba bien también. Obviamente, compartir la casa tenía sus pros y sus contras pero no estaba tan mal el asunto. Entre tanto, mi novia me dijo que finalmente podía salirse del apartamento en el que estaba y que si quería podíamos irnos a vivir juntos. Suponiendo que una de las razones que me ha llevado de nuevo a América ha sido ella, no era una oferta que fuese a rechazar. Al contrario más feliz que unas pascuas le dije que sí pero que había que moverse con precaución para salirme de la casa y que no hubiese problemas. Realmente, cuando llegué nunca me hicieron un contrato de arrendamiento. Al principio la chica lo mencionó pero como tiene la cabeza en mil cosas a la vez lo olvidó y jamás se le pasó por la cabeza darme un contrato ni tan siquiera enseñármelo. Tampoco es tan malo o raro. Hay acuerdos verbales y esto era uno. Alquiler por X dólares al mes, nunca se menciona duración ni otro tipo de estipulación salvo pagar facturas de agua y luz. Lo usual en esos casos cuando te vas es avisar con al menos en mes de antelación y ya está. Yo fui y le que me pensaba ir con dos meses y medio de antelación. En el momento en el que se lo dije, no puso ninguna pega. Se quedó un poco parada porque desde luego no lo esperaba. Dijo que era un mal momento para encontrar nuevo inquilino y demás, yo le dije que si tenía tiempo le ayudaría (podéis poner la imagen de Yao Ming de Cuanto Cabrón en este momento, pero así dicho quedaba bien aunque no tuviese intención real de hacerlo).

El tiempo pasó, nunca se dijo nada más del asunto y la vida siguió su curso. Llego el momento en el que le pagué el último mes y le dije que esa iba a ser la última mensualidad que le pagase como habíamos acordado.  Su respuesta fue rápida y de una manera en la que aun me asombro lo pérfida y malvada que puede ser una persona. Conservé el correo de la respuesta y lo abro en estos momentos para ser lo más preciso posible no sin cierto dolor cuando lo hago.

… Tenemos que hablar sobre tu responsabilidad rompiendo el contrato. No he encontrado a nadie que quiera alquilar el mes que te vas y me tengo que esperar al siguiente, he decidido alquilarlo a esa persona porque no tengo ganas de seguir mirando … No te voy a devolver el depósito porque va a cubrir el tiempo que no vas a alquilar la habitación … He hablado con mi abogado y me ha dicho que legalmente puedo demandarte y pedirte que me des tres meses más de alquiler por no estar un año completo. Sin embargo creo que el depósito es suficiente en este caso.

Contacta conmigo si tienes alguna pregunta.

El careto que se me quedó después de leer eso y el posterior ataque de ira que me dio fue de aupa. Si llego a tenerla delante probablemente ahora mismo estaría en una cárcel porque le habría sacado un ojo de cuajo directamente. En fin, pasan los minutos iniciales … lo vuelvo a leer … no había por donde cogerlo. De hecho lo sigo leyendo y aun me dan ganas de hacerle algo. Aunque no lo creáis tuve una respuesta calmada de cabrón.

Quiero hablar contigo de este asunto. Por favor lleva una copia de mi contrato con mi firma cuando hablemos.

¿Sabéis por donde van los tiros, no? Yo nunca firme nada, jamás se me puso delante un contrato nunca pactamos un periodo de arrendamiento y no solamente eso sino que encima le dije con mucha antelación que me iba. Sí, tiene huecos, pero yo lo veo como un caso legal claro a favor mía. No hay contrato escrito y pasamos a contrato verbal como nunca se ponen condiciones especiales nos atenemos a la ley general que defina los contratos de arrendamiento, en California se establece que para contratos verbales se toma la modalidad de pago mes a mes y que en este caso se puede interrumpir sin penalización siempre y cuando se avise con antelación, en este caso más que de sobra porque el plazo era superior a 60 días.

Hablé con ella y bueno, he tenido conversaciones en las que me han puesto a parir, en las que me han insultado, en las que me han echado un sermón, en las que me han gritado, etc. Pero puedo deciros sin exagerar, que jamás me habían tratado peor que ese día. Al principio de la conversación, yo le dije que podía entender que tuviese aprietos encontrando a un inquilino pero que jamás pactamos un tiempo de arrendamiento pero que no era justo que se quedase con mi depósito y que en todo caso estaba dispuesto a dejarle la mitad por no hacerle un feo. Su respuesta fue: -No puede ser que no tengas un contrato. -Lo estás ocultado. -Ahora mismo no lo encuentro pero voy a buscarlo en todos mis archivos y lo encontraré -Ya veremos en qué acaba todo esto. No sólo me trató por debajo del nivel de una mierda sino que encima me tachó de mentiroso en toda mi cara. Hay personas y hay homúnculos que no merecen ningún tipo de aprecio y consideración. Ella para mi desde ese momento encaja en este último perfil y nunca saldrá de ahí.

Ese fin de semana no lo pasé en la casa, me fui con mi novia intentando que no me afectase mucho. Lo cierto, es que no lo pude conseguir. Cuando me pasa algo así no soy capaz de quitármelo de la cabeza. El caso es que volví el lunes y la señorita me envió un mensaje diciendo: He encontrado tu contrato, parece ser que llevabas razón escribí tu nombre pero se me habrá olvidado dártelo. Cuando te vayas e inspeccione la habitación te daré un cheque por la mitad.

Lo cierto es que no debería quejarme, ofrecerle la mitad salió de mi boca y como dice el refrán, por ahí muere el pez. Pero después de llamarme lo que me llamó y la manera de la que me trató bendita la gracia que me hacía que se quedase con el dinero. Se equivoca, me trata de mentiroso y encima sale ganando. La leche, estos americanos siempre tienen que ganar pase lo que pase aunque sea equivocándose. Manda huevos.

En fin, la muy cerda actuaba en frente de mi como si nada hubiese pasado mostrándome esa falsa sonrisa profident tan típica e hipócrita de aquí. Hasta que un día, sabiendo que ella estaba al lado y que hablaba algo de español, aunque nunca hizo ningún esfuerzo por practicarlo conmigo, un amigo me llamó al teléfono y me preguntó cómo iba el asunto. En ese momento mi vena psicótica salió a flote y empecé a pegar gritos y a llamarla de todo menos bonita, entre otras cosas me referí a su salud y a la de esa bola de pelo que tenía como gato. En el fondo, soy un poco sádico, creo que mencioné explícitamente hacer una versión personal de la famosa escena del Padrino pero con el gato en vez de un caballo … Volviendo de los cerros de Úbeda, esto, ciertamente, debió asustarla. Más bien debió acojonarla, permitidme la expresión. Porque entre los gritos que pegué, los insultos que proferí en forma de amenaza y que cada vez que me la encontraba ponía una cara que ya hubiese querido Jack Nicholson en El Resplandor la chiquilla no volvió a aparecer en la casa para dormir en lo que quedaba de mes. Siempre que aparecía era para recoger algo que había dejado suelto con el novio detras y estaba aproximadamente 5 minutos en la casa.

Es curiosa la sensación cuando te tratan de chiflado y perturbado. Ves el miedo de la gente cuando te miran a la cara y no saben lo que les vas a hacer ni por donde vas a salir. En fin, que se joda (permitidme la expresión de nuevo). Después de lo que me ha hecho sufrir si lo ha pasado un poco mal se lo merece, de hecho debería haberle gastado alguna barrabasada más, obviamente no lo del gato. No le tengo mucha simpatía a los gatos, pero no haría algo así. Estaba más bien pensando en el último día ir a defecar al servicio y hacerlo en donde se colecta el agua para limpiar. Sí, bastante asqueroso, no obvio de localizar y un coñazo para limpiarlo. Ahí tienes la mitad de la fianza guapa …

Al final el día llegó, cogí mis bártulos limpié la habitación y sin mucho esmero la inspeccionó me dio el cheque como si pensando si dármelo o no y salí por patas de ese lugar. Una casa, que era bonita y tenía su estilo, una roommate que era simpática (la italina) y otra que era un demonio (la americana). Mira tú que casualidad, los roommates que han ido bien hasta ahora han sido europeos, por algo será. Tanto escuchar a Rush Limbaugh por las mañana a todo trapo como hacía la loca de la vecina de enfrente afectan a la salud y al buen juicio de las personas. Ser de un estado en el que creen que es normal pedirte la documentación para deportarte por tu apariencia me recuerda mucho a la Alemania de Hitler (sí ya sé que es una comparación que no conduce a nada porque siempre se acaba comparando al nazismo por cualquier cosa, pero no digáis que no véis el parecido). Vivir en una localidad en el que algunas personas se ponen por amor al arte en la frontera para ver si pasa algún mexicano y llevarlo de vuelta a su país, en fin no dice nada bueno al respecto.

Con esto acaba mi relato de roommates. Esta última experiencia desde luego me ha afectado más. No sé si sólo por la experiencia en sí o por el conjunto. Una ciudad a la que no acabo de adaptarme nunca, una universidad que sin meterme con ella no es sinceramene lo que esperaba, un máster del que no estoy sacando lo que quería o que por primera vez en mi etapa de emigrante y viajero del mundo, a pesar de su paro, su inmovilismo, su mal funcionamiento y un sinfín de pegas, hecho de menos a mi querida España.

Share

Memorias de mis roommates tristes (IV)

San Diego, Parte II

Lo de Halloween fue el punto de inflexión que cambió el rumbo de toda mi estancia. A partir de entonces nada fue lo mismo. Fue una lucha entre la americana y yo. La italiana observaba sin poder hacer mucho para mejorar la situación, la pobre vivió los malos humores de ambos sin en verdad merecérselos porque la cosa no iba con ella.

No he mencionado antes que una tendencia de la roommate era llevar su novio a casa. En el fondo se podía considerar al novio como un habitante más de la casa. Estaba todo el día metido dentro, aunque él tuviese otro apartamento. Está visto que a pesar de que hagas vida en común a esta gente les asusta irse a vivir el uno con el otro. Bien podrían haberlo hecho hace ya tiempo, pagar la mitad y dejar al resto del mundo en paz. Tampoco me quejo del hecho de que el novio estuviese más en su casa que en la nuestra. No lo veía justo por una razón y es que los gastos de agua y luz se dividían entre tres y no entre cuatro como debería haber sido ya que el chico también consumía su parte y no la acoquinaba. También llevaba yo a mi novia aunque lo hacía sólo durante los fines de semanas y no cada día. En fin, que es una queja pero tampoco era para tanto.

Volviendo con el orden cronológico, los meses siguieron. Yo no hacía demasiado esfuerzo por hablar con la americana, ni ella conmigo. En diciembre compró un árbol de navidad para el salón. En fin, ya veía el problema. Una mujer que tiene su habitación hecha siempre una pocilga, que nunca limpia y que encima es una pasota hiper-activa no debería comprar un árbol de navidad. Más que nada porque la veía dejando el árbol hasta agosto por lo menos. Además, personalmente de entre todas las chorradas que hacemos en navidad, lo de comprar un árbol y decorarlo me parece la mayor chorrada de todas. A ver, ¿qué demonios te ha hecho el pobre árbol? Sin venir a cuento, un hombre ha ido al campo lo ha cortado en su plena juventud y su único propósito a partir de ese momento es que adorne tu salón durante unos días (o en el caso de la roommate unos meses) mientras se le cuelgan unas bolitas y unas estrellas. No sé, yo me imagino la opción equivalente del mundo animal y es un evento macabro. Imagínate que coges a un lindo perrito cuando es joven le cortas las piernas lo cuelgas del salón le pones unos adornos mientras sigue sangrando y poco a poco va muriendo. Para más inri, no sólo eso sino que encima pones regalitos en los pies del ser agonizante y un día te levantas con una sonrisa de imbécil en tu cara para coger y abrir los regalos mientras pegas saltos de alegría como un sádico que disfruta con el sufrimiento ajeno. No es que sea muy religioso, pero ¿qué tiene esto que ver con la religión? yo creo que absolutamente nada. La tradición española de la representación de la natividad, el llamado Belén, es más aséptica. Al menos no tienes que cargarte nada para festejar una chorrada de fiesta.

Bueno, me voy por las ramas. El caso es que salvo conversación casual de decir “hola, ¿qué tal?, adios” no había demasiado contacto entre los dos. Me fui a España de vacaciones y volví a principios de año. Evidentemente, el árbol seguía allí. Yo que no volvía con demasiadas ganas me imaginaba ya el percal. En fin, ¿la chica por qué iba a quitar el arbolito? Si estaba ahí estupendamente agonizando. El año también empezó por un intento por mi parte de cortar los malos rollos y seguir adelante. No obstante, cuando volví empezó la faceta social de la niña. Cuando digo esto me refiero a que invitaba cada fin de semana a gente sin venir a cuento. Aquí tenemos dos tipos de planteamientos cuando vives en tu casa. El de ella, que era dale coba a todos mis amigos porque soy guay y me hago sentir bien a mi misma y el mio, estoy en mi puñetera casa vengo cansado y no tengo ganas de hacer el imbécil delante de tus amigos. Sí, luego me dicen antisocial, y lo veo. Pero también entended mi punto de vista. Yo estoy haciendo otras cosas y cuando llego a la casa, de lo único que tengo ganas es de relajarme. Yo me relajo leyendo, viendo la tele, cocinando, haciendo deporte, etc. Si de lo que tengo ganas es de llegar a casa, cocinar, comer y leer un rato en tranquilidad ¿Por qué no voy a poder hacerlo? Al fin y al cabo también es mi casa. Entiendo que tú también quieras hacer lo mismo pero podemos llegar a un acuerdo. Pero pensar en esas normas de cortesía social para ella era demasiado complicado. Sus planes se organizaban con una antelación de 5 minutos y si tú estabas haciendo otra cosa pues te dan por saco, que para eso ella es la marajá. Casi siempre que llegaba yo, ella ya estaba con los invitados. Ante tal situación, cogía mis cosas y me iba a mi cuarto. Comía algo allí y punto. Hasta que tras tres semanas y un día después de una situación de esas. Mientras estaba cocinando, viene y me salta. “¿Javier, has conocido alguna vez a mis padres?”, A lo que yo respondo que no. Su respuesta fue: “Pues vienen en 5 minutos”. Tal cual, oye. Resulta que ya ni siquiera puedo usar mi casa, ni mi cocina dos días seguidos. Porque que viniesen sus padres para mi es, quiero estar con ellos vete. Lo cual, dicho se de paso, no es un problema para mi. Pero hazme el favor de decírmelo, criatura. No dejarme en mitad de lo que estaba cocinando y mandarme a la mierda. Estuve tentado de al día siguiente pagar a un mendigo para que viniese y decirle: “¿Conoces al chalado que hace rap en el campus? Pues viene en 5 minutos”.

Ese día estaba bastante cabreado con ella, pegué portazos y rabiaba entre dientes. Al día siguiente la aparté y le dije educadamente lo siguiente: “No te voy a pedir que no traigas a nadie a tu casa, porque también es tu casa y tienes ese derecho. Pero hazme el favor de si tráes a alguien a casa para hacer una comida o tener una reunión social de avisarme antes.” Su respuesta fue que ella no podía hacer eso, que sus reuniones eran inesperadas. Yo le dije, que a partir de ahora eso se acabó, que entiendo que no tenga que avisarme con una semana de antelación pero si pensaba usar la mayor parte de áreas y recursos de la casa para ella sóla tenía el derecho a saberlo antes.  A lo que aceptó a regañadientes. No sin antes volver a su más fastidiosa costumbre, de hablar la última e intentar quedar por encima. Me dijo que no volviese a dar portazos. Fíjate tú por donde como quien rie último rie mejor y la mandé a tomar por saco, delante de mi puerta había una maleta suya que llevaba allí 3 semanas. Le dije entonces que cogiese esa maleta y la pusiese en su cuarto y dejase de ocupar el pasillo, se calló y lo hizo. Debería haberle mencionado que se metiese de paso el árbol de navidad por el órgano reproductor. No obstante lo mejor de la charla fue lo siguiente me dijo abiertamente: “tenemos una diferencia de ver las cosas, por ejemplo si dejo cosas en el salón tú eres libres de quitarlas y ponerlas donde quieras”. Yo no sé si ella estaba diciendo eso con mala intención o si simplemente era una imbécil desconsiderada. Después de conocerla, creo que tenía mala leche al decirlo. Más a menos decir eso equivale a decir: “Te invito a que seas mi criado y recojas todos mis desperdicios”. No quise soltarle una burrada en ese momento, pero me sentí profundamente herido cuando me soltó aquello. Jamás en mi vida había recibido una respuesta tan denigrante. Esa no es manera de tratar absolutamente a nadie.

La cosa fue a peor desde ese momento a pasos agigantados. Se respiraba un ambiente realmente enrarecido por los dos. Un punto de casi no retorno que hizo plantearme que le diesen por saco a la niña y largarme del piso fue el siguiente. Llegué a casa después de la compra por la noche. Ya he mencionado que la mentecata era muy desorganizada pero no creo haber mencionado que tenía la fastidiosa costumbre de llegar dejar todos su bártulos por el salón hacer algo distinto, irse y dejar todo en el salón. Sí, esto es fastidioso pero no tan grave salvo que una de las cosas que le gustaba dejar eran los zapatos. De cualquier clase, ya fuesen botas como sandalias o tacones ella los dejaba esparcidos por el suelo. Con una tendencia realmente enervante de ponerlos en frente de las escaleras. Si no ibas con cuidado y mirabas antes te podías tropezar y caer con ellos, como bien podéis pensar las escaleras son un lugar delicado. Pero volviendo a donde estaba, llegué de hacer la compra cargado de bolsas y claro no puedes mirar muy bien por donde caminas. Tropecé con uno de sus zapatos de tacón y la bolsa se me cayó y de puro milagrano no caí al suelo estampándome la cara contra la mesita de café. Hablando con mi novia consiguió calmarme y no aporrée su puerta para decirle cuatro cosas esa misma noche. Al día siguiente le pedí por favor, que tuviese más cuidado con los zapatos porque la noche anterior casi me caigo por ellos. ¿Sabéis cual fue su respuesta? “Ya veré lo que se puede hacer”. Sí, me quejo por vicio. Ese día empecé a mirar apartamentos para empezar a mudarme, no podía aguantar más con esa pelandrusca orgullosa y maleducada. Hasta que pasó lo que pasó … (continuará)

Share

Historias de mis roommates tristes (III)

San Diego, California (EEUU) Septiembre 2010 – Abril 2011

Mi última experiencia con roommates, la más dolorosa de todas sin ninguna duda. En esta experiencia he afianzado más mis impresiones de que el Emilio de Rousseau es un mito y que en realidad ese mequetrefe habría sido un mamón en caso de materializarse. Todo empezó con la búsqueda del apartamento en San Diego. A diferencia del caso de Davis, me costó mucho encontrar apartamento aquí. A pesar de que en Davis hay lista de espera de casi un año para conseguir un apartamento y en teoría aquí hay más disponibilidad lo cierto es que me llevó muchísimo tiempo encontrar un apartamento.

Las razones por las que no lo encontraba eran variadas. La principal era el precio, los alquileres de la zona están desproporcionados. Se paga mucho por demasiado poco. Puedes aducir que todo va con el nivel de vida y el nivel de oferta y demanda. Por poca oferta que haya en una universidad los estudiantes no van sobrados de dinero y en teoría hay límites en los que debes poner la oferta si en verdad quieres que te ocupen la casa. En resumidas cuentas, lo veía como un robo. Acabé pagando $850 por una habitación en una casa compartida por dos personas más. De lo que había visto en anuncios no estaba del todo mal. Alguna gente pagaba algo menos con la salvedad de que había gente viviendo en el salón y en otros sitios se pagaba bastante más. En fin, en la media. La segunda razón por la que era difícil encontrar sitio era el emplazamiento de la casa. Si la universidad no estaba cerca o no había transporte público o rutas de bicicleta la casa era inútil. Me he quejado del transporte público en EEUU muchas veces, lo vuelvo a hacer. Mi experiencia es que salvo en algunas grandes ciudades como Nueva York, Boston, Chicago y muy cuestionablemente en San Francisco el transporte público brilla por su inutilidad y ausencia. San Diego no es una excepción, de hecho jamás he visto una ciudad en EEUU con un planteamiento tan ineficiente y disfuncional del transporte público. En gran parte no es culpa de la organización del transporte público sino de un nefasto urbanismo orientado al vehículo privado y de la dificultad para expropiar terrenos y utilizarlos para hacer trenes y metros (aparte de su limitada utilidad por la baja densidad poblacional). La tercera eran los potenciales roommates, este caso era más variopinto. Personajes que parecían psicópatas, tipos con la cara de cemento armado, racistas (me arriesgo a que me corran por lo que voy a decir pero algunos me rechazaban simplemente por el hecho de no ser asiático … desde luego, no es la clase de racismo que me esperaba. Ya sé, esto es muy subjetivo pero tengo documentos por ahí que más o menos vienen a atestiguarlo).

Tras mucho buscar encontré el sitio donde me quedaría. El panorama era el siguiente: Casa a compartir con dos roommates más. Dos chicas, una estudiante americana (de Arizona) de doctorado en bio-ingeniería y una estudiante de máster italiana que venía a hacer una estancia durante un año. Cada uno con su habitación propia, la americana se quedaba con la habitación grande que tenía cuarto de baño. La italiana y yo en las pequeñas compartiendo baño. Las habitaciones en el piso de arriba y en el de abajo salón-cocina-comedor y un pqueño patio. La casa era apacible en el fondo, estaba en buenas condiciones y era teóricamente fácil llegar a la universidad. Esto último resultó no ser verdad, pero bueno luego te inventas las formas de llegar. La chica con la que contacté era la americana y no me dio mala impresión, parecía simpática y se prestaba a ayudar en lo posible.

Llegué a finales de agosto. Primer chasco, aunque era aceptable porque lo sabía de antemano, me encuentro el salón lleno de trastos. Se debía a que la chica que vivía en la habitación de la italiana aun no se había ido y tardaría unas semanas en mudarse hasta que pudiese ir a su nuevo apartamento. Yo no me quejaba del asunto, era un fastidio pero me avisaron y la chica hacía lo posible por estorbar lo menos posible. Pienso que debería haber puesto las cosas en otro sitio si iba a tardar dos semanas en irse, pero bueno esa es otra historia. Cuando vi mi habitación me llevé una decepción algo grande. Era ridículamente pequeño. Lo más pequeño que he tenido nunca y por el que más he pagado en mi vida. No salía de mi asombro con eso. Pero en fin, San Diego es un sitio caro donde vivir y algo así tampoco era tan descabellado. Intentaba tomármelo con humor. Al fin y al cabo estaba allí y podía ser peor.

La anterior inquilina se fue, llegó la chica italiana. Muy simpática y amable, nunca había vivido sola antes y se notaba. Pero siempre preguntaba todo antes y estaba dispuesta a escuchar. Lo cierto es que la echo de menos. El salón se fue vaciando de trastos y aquello parecía algo más normal. Se limpió en el salón y aquello parecía habitable. Todo parecía echar a andar en condiciones. En fin, genial …

Hasta que las cosas comenzaron a ponerse raras. No sé si es porque soy muy irascible, o si me tomo las cosas muy a pecho y lo exagero todo pero el caso es que a los pocos días empecé notando un compartamiento un tanto desconcertante de la americana. Ante situaciones normales de cordialidad y conversaciones habituales ella siempre soltaba puntillas. No sé si entendéis esta expresión, soltar puntillas viene a ser: decir ciertos comentarios para demostrar tu superioridad respecto al resto y hacer sentir inferiores a los demás. Cosas del tipo: si yo tengo esta beca yo soy mejor que tú porque tengo esta que es mejor, si he estado en este sitio e hice tal, yo he estado en el mismo sitio, hice lo mismo, pero mejor que tú y he estado en más lugares. En fin, es subjetivo pero no podía pasar una conversación con ella en la que no sacara a relucir su aparente superioridad frente a mi. Cosa que por otro lado no debería sorprenderme tanto. Esto es generalizar y no debería hacerlo, no obstante creo que a veces es una postura humana reafirmarse y no parecer débil con respecto al otro, en fin algo de esta reacción es lógica. Pero noto en los americanos (ojo, no en todos) cierta tendencia a mostrarse superiores y nada humildes ante todo el mundo. Como si tuviesen la necesidad forzosa de afianzarse y no mostrar ningún tipo de debilidad. En fin, que no es algo propio sólo de ellos sino que se ve en todos sitios aunque mi impresión es que lo veo más por aquí que por otros lares. Pero para que vamos a engañarnos, a mi ese tipo de actitud me empezó poco a poco a sacar de quicio. Que te lo hagan de vez en cuando, pues mira pica pero no va a más. Todos los días, te acabas hartando. Le acabas por coger cierta indeferencia a la persona y a pasar de ella.

La indiferencia con el hartazgo es fácil mutarla en odio y aversión. La primera tempestad se produjo el fin de semana de Halloween. La semana siguiente tenía exámenes parciales de todas las asignaturas, una delicadeza de los profesores dejar los exámenes para después de la fiesta y que pudiésemos estudiar ese día en vez de emborracharnos. El jueves llegué a casa, cansado y tarde. Mi única intención era cocinarme un poco, cenar, estudiar y dormir. En fin, nada lejos de la rutina. Cuando llego me encuentro la televisión a todo volumen y el salón lleno de personas. Estaban viendo una serie, vale OK. Voy a la cocina y me encuentro que absolutamente todo está ocupado y sucio. Ni un triste espacio en la encimera, ni una sartén o un hornillo. Encima de la hornilla hay una olla con una especie de arroz que se asemeja a una paella. No me lo podía creer, no sólo no habían limpiado absolutamente nada sino que encima ni siquiera tenían la deferencia de al menos levantarse y dejar cierto espacio. Nada de nada, las carcajadas que soltaban me estaban apuñalando. Me puse delante de ellos y miré a la roommate a la cara (y no con cara de buenos amigos). Nada, ni puñetero caso oye. Que el problema no iba con ella. Volví a mi habitación empecé a estudiar y esperar a que terminasen, al fin y al cabo era sólo una serie. Pero nada, la serie tuvo otro episodio y luego se pusieron a jugar a juegos de mesa. Todo esto a grito pelado y yo bajando varias veces pidiéndoles que no hiciesen tanto ruido y que limpiasen la cocina. Nada de nada. Al final a las 11 de la noche les dio por terminar y quitar algunas sartenes, pero eso de limpiar no iba con ellos. Pude al final hacer algo cuando la mayoría se fue y dejaron algo de espacio en la cocina. Pero cuando se fueron a dormir me acerqué a su cuarto y le dije que no me parecía bien que no dejase espacio nada más que para ella y que hiciese el ruído que hacía. No se lo tomó bien. Decía que podía haber cogido de la comida que ella había preparado … no le dije que yo no comía su mierda de intento de paella por nada del mundo y que no tenía derecho a imponerme lo que tenía que comer porque a ella le saliera del higo llevar a sus amiguitos a casa, no obstante me quedé con las ganas. A todo esto, en la casa se quedaron varias personas a dormir en la salón sin que me dijese nada. Evidentemente, al día siguiente no salí de mi asombro cuando los vi en el sofa cuando iba a desayunar. Resulta que una de las que se quedó era su hermana. Se le olvidó mencionarme que se iba a quedar 5 días en la casa … mira tú por donde.
La noche siguiente les dio por participar en un concurso de disfraces de Halloween. Su idea fue disfrazarse de los personajes del Mago de Oz. Eso sí, preparando los disfraces dejaron el salón totalmente inútil. Tengo testigos que pueden verificar esto último por si pensáis que exagero. El que se disfrazó del hombre lata dejó los restos de un cubo de basura que había sido cortado al efecto por el salón. Paja por el suelo y sobre todo un montón de trapos inútiles que entorpencían todo. La mayor gracia fue cuando me metí en el cuarto de baño y a la hermana no se le ocurrió mejor sitio que dejar su consolador que al lado del grifo. A mi personalmente lo que haga cada cual con su sexualidad mientras no esté haciendo daño a nadie no me importa, nunca he sido un purista en ese aspecto. Pero una cosa es ser abierto de miras y otra es que me pongas eso donde me lavo las manos. ¿Qué necesidad tengo yo de ver eso? No le dije nada a la hermana en relación al consolador pero un día ya un poco harto le pregunte hasta cuando pensaba quedarse. En fin, luego llegaron … borrachos y lo de limpiar claro está no iba con ellos. De hecho, no se limpió la casa absolutamente nada hasta una semana más tarde. Momento exacto en el que le envié un correo de protesta a la roommate ya que estaba todo el rato con sus amigos y nunca tenía la ocasión de hablar con ella en privado.

Su reacción, pues como el de toda niña mimada es que el malo era yo. Que si quería podía haberle dicho que limpiase, cierto, pero no quería hacerlo delante de todos sus amigos y dejarla en evidencia. Además me dijo que no tenía ningún derecho a decirle nada a su hermana, yo creo que fui suave con ella y que debería haberle mencionado que nunca me dijo que se quedaría lo cual es una falta de educación y que si me dejaba consoladores en el cuarto de baño podía enfadarme. Aunque claro, me callé por no liarla más. En fin, primer encontronazo fuerte. Al menos limpió todo los desperfectos del salón y desde entonces cada vez que traía amigos y me veía entrar dejaba al menos un trozo de la encimera y sartén para que cocinase. No obstante, la relación no mejoró mucho desde entonces, Pero eso será en otro post.

Share